21 feb. 2012

¡Habla un boliviano!

Edmundo Paz Soldán


Es el escritor boliviano con mayor reconocimiento internacional. Edmundo Paz Soldán nació en Cochabamba en 1967, acaba de pasar un año en Madrid, y desde 1997 es profesor de Literatura Latinoamericana en la Universidad de Cornell, Estados Unidos. Es autor de las novelas Días de papel (1992), Alrededor de la torre (1997), Río Fugitivo (1998), Sueños digitales (2000), La materia del deseo (2001), El delirio de Turing (2003) y Palacio Quemado (2006); y vivió una temporada en Buenos Aires. Ahora, Paz Soldán está conectado con Crónicas Argentinas:


Meneses: Hola Edmundo. Viviste un tiempo en Argentina. ¿Cómo recuerdas tu experiencia de boliviano en Buenos Aires?

Paz Soldán: Fueron fundamentales para mí. Antes de vivir en Buenos Aires, la
literatura yo la veía como un pasatiempo nada más. En Buenos Aires, con el
fervor que me despertaban las librerías, las ferias del libro, los
adolescentes que querían ser escritores, decidí tomar en serio mi
vocación. Me deslumbró todo lo que tenía la ciudad para ofrecerme, en
materia cultural, comida, diversión, deportes. En la Argentina me volví
hincha de Boca. Debo decir que en general, la gente fue muy acogedora.

Tuve buenos profesores y compañeros en la universidad. Me fui de la
Argentina en 1988, pero vuelvo seguido sobre todo últimamente. Tengo
relaciones muy frecuentes con el mundo cultural, publico en revistas
literarias, conozco y admiro a muchos escritores que son mis
contemporáneos y, por supuesto, tengo una editorial como Alfaguara, que
edita mis libros y hace todo por distribuirlos.

Meneses: ¿Cuánto tardaste en descubrir que “boliviano” podía ser dicho como insulto?

Paz Soldán: Un año y medio. Llegué a la Argentina a principios del 85. A mediados del
86 fui a la cancha de Boca con mi hermano, para un Boca-River, y escuché
que la hinchada de River le cantaba a la de Boca, “bolivianos”, y que la
gente de Boca no se reía, sino que lo tomaba como un ataque.

Meneses: En el texto “¡Dejen de molestar, bolivianos!”, de tu blog, recuerdas que cuando los de River les gritaban “bolivianos”, los de Boca comentaban entre ellos “Nos jodieron estos gallinas. Y ahora, ¿cómo les respondemos?”. Pero no había forma. En el mismo texto, hablas de la polémica entre un árbitro de fútbol argentino y el presidente de Gimnasia ¿Recuerdas el hecho?

Paz Soldán: Bueno, tiene que ver con lo que conté antes. El árbitro, creo que porteño,
llamó “bolivianos” a los jugadores de un equipo de fútbol de Jujuy (si no
me equivoco), y los jugadores se quejaron y el presidente del club
renunció porque estaba cansado de los “insultos” de ese árbitro porteño.

Meneses: Eres un autor reconocido internacionalmente, con novelas traducidas a varios idiomas: ¿Te ha traído ventajas ser boliviano?

Paz Soldán: La principal ventaja es que me invitan a todas partes. Esto es porque los últimos años, desde la llegada de Evo al poder, ha habido mucho
interés en la situación política boliviana. Yo he sentido, como parte de
ese interés, un deseo por conocer en otros países lo que piensan los
escritores, los políticos, los intelectuales bolivianos de la situación
actual. Por eso, estos últimos años he recibido muchas invitaciones a
hablar de lo que está ocurriendo con Evo, el proceso autonómico, la crisis
política que vive mi país

Meneses: Vives en Estados Unidos y acabas de estar en España, dos países donde la inmigración es un tema de Estado: ¿Notas muchas diferencias en
cómo se abordar el tema en ambos lugares?

Paz Soldán: Creo que en España son menos paranoicos con el tema, pero también es
cierto que a mí me tocó vivir en una España en la que no había crisis, en
la que los inmigrantes eran bienvenidos porque se los necesitaba para
ocupar puestos de trabajo en sectores importantes de la economía. Me
imagino que, como suele ocurrir, con la crisis la cosa cambiará. Ahora
estoy escribiendo una novela sobre el tema de la inmigración en los
Estados Unidos, sobre el miedo a que los latinos cambien los valores
principales de la cultura anglosajona. Lo cierto es que ya lo están
haciendo: en los Estados Unidos está ocurriendo una revolución silenciosa
desde adentro.

Meneses: Por último, en esta serie de Crónicas Argentinas estamos abordando el tema de los inmigrantes en Argentina: ¿Cómo explic¬as la inmigración boliviana en este país?

Paz Soldán: Bolivia es un país con una infraestructura laboral muy precaria. Eso ha
hecho que históricamente la gente esté muy dispuesta a emigrar en busca de
trabajo en otros países. Una vez que se sientan las bases de una comunidad
boliviana en otro país, se crean redes que permiten que otros bolivianos
vayan a esa comunidad. El boliviano no tiene miedo a irse a un país
extraño, pero sí tiene miedo a no encontrarse con conocidos allí. Así, por
ejemplo, los Estados Unidos puede ser un país inmenso, pero los bolivianos
se concentran en Arlington, Virginia, porque allí ya hay una red bien
montada de bolivianos que han triunfado y dan trabajo a otros bolivianos
que recién llegan, hay restaurantes bolivianos, televisión boliviana, etc.

Y claro, en ese panorama, el país clave para la inmigración boliviana ha
sido siempre Argentina. Está cerca, y no es difícil intentar fortuna en
Buenos Aires o en Tucumán. Si te sale mal, es fácil regresar. De hecho,
para muchos inmigrantes es muy común vivir con un pie en ambos países. Eso
no se puede hacer con España o los Estados Unidos.
Y mientras nos despedimos de Edmundo, y antes de ir a buscar sus novelas a la librería, una pregunta:

¿Qué nacionalidad no sería un insulto?

No hay comentarios:

  • radio en vivo

    -

    CUANTOS VAN

    Followers