10 ene. 2017

BORIS ESPEZUA SALMON, POETA PUNEÑO.
























Boris Espezúa Salmón. Nació en Juli-Puno en 1960, Es Abogado y Educador 
de profesión, es uno de los poetas e intelectuales más destacados de la región. 
Sus estudios superiores los realizo en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos,
 donde obtuvo el grado de Abogado, actualmente es Doctor en Derecho, 
en esa área fue decano del Colegio de Abogados de Puno y consejero de la Academia de la Magistratura, nuetro escritor ha publicado los siguientes libros: Tiene publicados los siguientes libros: “A través del ojo de un Hueso” en el año 1988, “Transito de Amautas y otros poemas” en 1990, “Alba del Pez herido” en 1998, y “Tiempo de Cernícalo” en el año 2002.En el campo del derecho: “Ética de la Justicia” en el 2003 y “Protección de la dignidad humana” en el 2007. Es socio del Gremio de Escritores del Perú y socio del Instituto Americano de Arte, actualmente es docente de pre y post grado en las principales universidades del sur del país, ocupa 
el cargo de Director de la Maestría de Derecho de la UNA – PUNO, es permanente colaborador del diario “Los Andes” y otras publicaciones nacionales sobre temas de literatura, pluralismo y filosofía jurídica Actualmente viene preparando su poemario “Gamaliel y el oráculo del agua”. 
Ha dirigido el taller de poesía “Carlos Oquendo de Amat” con auspicio del Instituto
 Americano de Art en los años 1994 al 1997,hace pocos meses obtuvo el Premio Internacional COPE DE ORO – 2009, de la XIV Bienal de Poesía, que convoca bienalmente PETROPERU con el poemario: “Gamaliel y el oráculo del agua”.

VOZ PLURAL.
Mientras la tierra ordena los ciclos de la luna
los caminos se pierden sin andantes y sin trazar el futuro.
Oigo en mis precipicios un grito que tritura el presente
mientras mis pies danzan
      sobre la memoria de sílabas truncas y odios en ruinas.
Se acaba el deslizamiento de mis dedos sobre el espejo
     que era mi buscarme,
se rompe el cristal y quedo sin encontrarme con mis ojos rotos
   multiplicados, dispersos, diversos.
Se seca la sangre oculta y el tiempo
     rubrica en la nada el canto sacrílego
     con un  litoral de desdén meridiano.
Para detener la huída del otoño
desde diezmadas fuerzas
        hasta los compungidos pájaros que no vuelan
se guardan los quebrantos junto con nuestras osamentas
y los rumores polvorientos anuncian algo que fuimos.

CRETACEA LUZ DEL LAGO.
¿Quién hace ruido?
¿Quién perturba el agua?
La era del sol
desprovista de sombras y sagrarios
dejó de apilar los años entre dos
lágrimas huecas
donde el buho gris
cerraba las alas del crepúsculo.
Cruzaba un pálpito de soledades
y una luna entre los dedos
alumbraba corazones de halcones negros.
En la luz de la noche que es ciega
como el olvido.
Un olvido que tiene el olor marchito
de los brujos no correspondidos por
la suerte de la luciérnaga.
La caracola espinada se enreda
en los pasos de moluscos y arrecifes
de la nueva edad ecológica al fondo del Lago.
Sus aguas
con las trenzas al viento
   dará a luz la nueva mujer
en la boca del aullido de la mañana,
en la plata de las córneas de la luna,
donde estará mi teología para convertirme
en pez o granizo cruzando
la nueva luz para los canales de la quinua
donde el agua suene
sus teofanías
por los siglos en que la luna salga con sus
nuevos ojos de Pez de Oro. 

Mayor informacion en Aquí
  • radio en vivo

    -

    CUANTOS VAN

    Followers