Beldad con puntas

EDWIN Ari Queque

Nacisteis de aquella palabra.
Que nunca supieron entender
Por qué del cielo es azul su rostro

Ni mucho menos avizoraron
Cual es el destino de aquella rosa espinada

Pero solo entendieron los cantineros
y aquellos que amanecen
en la puerta de un baúl ,

yo se por que hay tantas ermitas
tan dulces en el mercado abierto,
¿será por el ramalazo que imana tal belleza?

ahora se que nacisteis
para matar el candor de la vida y
para desmoronar solitarias murallas

por eso digo: ¡salud!
por la agraciada rosa que se marchó
de mi carretera amargada. ¡salud!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Poemas de Alexander Hilasaca:" Memorias de una verga "

BORIS ESPEZUA SALMON, POETA PUNEÑO.

Biografía de Javier Núñez